• Nueva constitución para Chile; entre cuatro paredes o Asamblea Constituyente

  • Nueva constitución para Chile; entre cuatro paredes o Asamblea Constituyente

    A casi un mes de un intenso movimiento ciudadano, el abogado constitucionalista, Jaime Bassa, nos explica como el cuerpo legal del 80 debe ser derogado y reemplazado por otro realizado en democracia.

    Hace más de un mes estalló la Crisis Política e Institucional más grande en los últimos 30 años en Chile. Todo partió con los estudiantes, en Santiago, que saltaron los torniquetes del metro. Los jóvenes, hicieron un llamado a la evasión como una manera de revindicar el alza del pasaje. De ahí, hasta ahora, el movimiento ha tenido un desarrollo inesperado en donde se han escuchado una serie de propuestas, una de ellas, y la que suena más entre la gente, es una nueva Constitución.

    Jaime Bassa es uno de los abogados constitucionalistas más destacados del país. Durante el 2018 saltó a la fama por el famoso episodio de la corbata en donde un par de parlamentarios lo criticó por no haber ido con formal a la sesión.

    Corbatas más, corbatas menos, el experto también saltó a la palestra los primeros días de movilización cuando declaró, en la Comisión de Derechos Humanos del Senado, que el Estado de Emergencia y los Toque de Queda no eran legales. “Cuando hay estado de excepción, todavía nos encontramos en un estado de derecho, que se sostiene sobre reglas vigentes. Cuando no respetamos las normas actuales el monopolio del uso de la fuerza por parte del Estado deja de ser legítimo y se convierte en un Estado de Facto”

    “En el año 2005 la Constitución fue reformada, y dentro de las múltiples reformas fueron cambiados también los estados de excepción. Por lo tanto, hoy día, la Ley Orgánica Constitucional de Estados de Excepción remite a normativa constitucional que ya no está vigente “, aseveró el jurista.

    CAMBIO CONSTITUCIONAL

    Como se mencionó anteriormente una de las principales demandas por parte de la gente, y de varios sectores políticos, es el cambio de la constitución de 1980, cuya primera, ilegitimidad, explica Bassa, fue haber sido redactada y “aprobada” durante la dictadura militar. Los políticos se han resistido a que se exista una nueva carta magna y, sobre todo, a que se haga a través de una Asamblea Constituyente en donde la ciudadanía sería la responsable de dictar esta nueva normativa.

    Al respecto destaca que “La actual constitución es parte del problema social que aqueja a Chile. Se trata del proyecto político de la dictadura que instauró, a la fuerza, el sistema neoliberal y el estado subsidiario en donde la propiedad privada es más importante que el derecho de las personas. Bajo este contexto, perdimos el sentido de solidaridad, colaboración y apoyo”.

    CABILDOS

    Uno de los hechos que más comenzó a llamar la atención fue que la misma ciudadanía se autoconvocó para realizar cabildos y discutir sobre el país que queremos. “En algún momento toda esta conversación se debe llevar por la vía institucional. Con la bancada transversal marca AC presentamos un proyecto de ley que reforma el artículo 15 y 16 para llamar a un plebiscito. Esto podría ser votado inmediatamente”.

    Declara que hacer un plebiscito permitiría construir un futuro y descomprimir el malestar social. “Se debería preguntar quiere usted Asamblea Constituyente. La tercera etapa sería ejercer esta orden (sí gana) y ver cuántas personas se eligen, cómo se va a sesionar, etcétera”.

    ILEGITIMIDAD

    Para los expertos como Jaime Bassa la constitución es ilegítima desde varios puntos de vista. En primer término, y como se mencionó, fue realizada en dictadura. En el artículo 19 se establece un Estado Subsidiario, en el cual vale más la propiedad que el derecho de las personas bajo la consigna de “poder elegir”. Esto ha hecho que las personas pierdan sus derechos, que es precisamente por lo que se está reclamando.

    “Esta normativa lo único que ha hecho es formar una casta, en donde la desigualdad es vergonzosa. La elite cada día amasa más fortuna, mientras que las personas comunes y corrientes se ven perjudicadas en su calidad de vida”. Reafirma Bassa.

    Explicita que se pueden hacer muchas reformas, pero que la constitución, al estar redactada de esta manera, ha hecho que se bajen leyes a través del Tribunal Constitucional. Un ejemplo palpable es la ley del Sernac.

    Ejemplos hay muchos, de injusticia y poca empatía, es de esperar que tengamos la suficiente madurez para salir adelante como nación que despertó.


    Close Bitnami banner
    Bitnami